El régimen chino ataca la libertad de Internet, pero la resistencia continúa

Epoch Times / 01.08.2017

El régimen chino está buscando ahora cerrar los programas que han mantenido abierta una ventana al mundo para los usuarios de Internet en China, pero los desarrolladores de software y los usuarios de Internet en este país están trabajando para crear soluciones que seguirán socavando la censura del régimen.

Las redes privadas virtuales (VPN, por sus siglas en inglés) han sido ampliamente utilizadas por los usuarios de Internet en China para eludir La Gran Muralla de Fuego, el apelativo del sofisticado sistema que el régimen chino construyó para censurar y supervisar el tráfico en línea dentro y fuera de China. Según un cálculo, alrededor del 30 por ciento o cerca de 200 de los 700 millones de internautas en China, han utilizaron VPN para acceder a sitios web extranjeros o contenidos en línea que de otro modo estarían bloqueados.

Mediante el uso de una VPN, los usuarios de Internet en China pueden engañar a la Gran Muralla de Fuego, lo cual les permite determinar que se encuentran fuera de China, lo que les da vía libre para conectarse a la web sin ser detectados y por lo tanto, sin censura. Sin embargo, el uso de una VPN, a menudo causa costos adicionales a los usuarios y molestias. También puede exponer su información personal a los servidores de la VPN fuera de China.

El régimen chino ha hecho numerosos intentos en el pasado para reprimir el uso de VPNs. Sin embargo, debido a su naturaleza, tales medidas de represión a menudo sólo afectan a los proveedores de VPN más populares, mientras que determinados usuarios eventualmente encontrarán una nueva para evitar el bloqueo.

La semana pasada, el Ministerio de Seguridad Pública de China emitió una orden nacional a todas las agencias locales de censura y ejecutoras de la ley para iniciar una nueva medida represiva sobre el uso de la herramienta VPN. La orden se dirigió específicamente a una serie de programas populares evasivos, tales como Freegate, Ultrasurf, Lantern y Psiphon, y los calificó como herramientas desarrolladas por “fuerzas extranjeras hostiles”.

Informes generales de China indican que la renovada represión ha dado como resultado que muchos internautas chinos ya no puedan acceder a Youtube, Gmail, Instagram o Twitter utilizando las herramientas VPN y los proveedores en los que se han basado. También hubo un reporte de que un desarrollador de una aplicación VPN fue arrestado.

La semana pasada, China también llegó a bloquear WhatsApp, una de las últimas aplicaciones privadas de mensajería en China que no estaba completamente expuesta a la censura y vigilancia del régimen chino.

La lucha continúa

Sin embargo, muchos observadores dicen, que la renovada represión de las VPN podría ser una medida temporal, ya que restricciones más estrictas, si se mantiene demasiado tiempo, infligirán efectos adversos al comercio internacional y a los intercambios tecnológicos de China con el mundo exterior.

Algunos desarrolladores de software de evasión y proveedores de VPN también prometen continuar su lucha contra la censura. Bill Xia, el creador y CEO de Freegate, uno de los programas de software que son específicamente atacados, le dijo a La Gran Época que la nueva ola de represión a su software ofrece oportunidades para que más personas tomen conciencia de la censura en China. Xia dijo que el software de evasión se está utilizando extensamente incluso entre las agencias del gobierno y las escuelas en China.

“Desarrollamos Freegate específicamente para los usuarios en China, y también trabajamos para continuar mejorándolo”, dijo Xia, “El número de usuarios en China que están eludiendo activamente la censura de Internet ha crecido inmensamente y el Partido Comunista Chino ya no puede hacer seguimiento de quién lo está haciendo”.

Muchos observadores han dicho que la censura de Internet del régimen chino va en contra de la naturaleza misma de Internet, la cual fue diseñada y desarrollada para conectar al mundo entero. Xie Wen, ex ejecutivo de Yahoo China, le dijo a NTDTV que el régimen chino está intentando convertir la Internet en China, de una red que conecta a todas partes “a una red que no conecta a ninguna parte”.

Alexander Klimburg, un director de programa en el Centro de Estudios Estratégicos de La Haya, también dijo la semana pasada en un evento del Atlantic Council que regímenes autoritarios como China quieren cambiar fundamentalmente la forma en que se está manejando la Internet porque “ven la información como una amenaza y un arma”.

Klimburg, cuyo libro recientemente publicado “Cyber Risk Monday: The Darkening Web” contiene una detallada discusión de la censura de Internet en China, dijo que el régimen chino ve Internet como una amenaza a su gobierno de un solo partido. Klimburg dijo que el régimen quiere lograr un nivel de control sobre la Internet que les permita hacer cosas como “bloquear el acceso al New York Times o eliminar los sitios web de Falun Gong”.

La Gran Muralla de Fuego China, diseñada originalmente como un sistema de censura dirigido sólo a los usuarios en China, ha sido tan bien desarrollada que ahora está oficialmente armada y puede ser utilizada para atacar a países extranjeros y usuarios en el ciberespacio, según el nuevo libro de Klimburg.