El plan secreto de Miss Mundo Canadá para entrar a China

Matthew Little / 26.11.2015

Miss Mundo Canadá, Anastasia Lin, estaba sobrevolando el océano Atlántico cuando la Embajada China en Ottawa decidió decirle a un reportero que ella no era bienvenida en China.

La reina de belleza estaba entusiasmada por el viaje y había mantenido los detalles bajo un estricto secreto. Un pequeño grupo hizo el último intento para lograr que ella pudiera participar de la competencia de Miss Mundo 2015 en Sanya, China.

Anastasia compitió por su corona sobre la base de la libertad religiosa y los derechos humanos. Fue una plataforma que muy pronto le trajo problemas. Cuando las otras competidoras recibieron la invitación de China necesaria para solicitar la visa, Anastasia se dio cuenta de que la estaban dejando afuera.

Decidió que por lo menos tenía que intentar ir. Anastasia y sus amigos redujeron al mínimo las conversaciones por email y teléfono, sabiendo cómo el régimen chino hackea e intenta monitorear a los disidentes chinos que viven en el extranjero.

Encontraron una brecha, una cláusula en las regulaciones para la visa de China que permite a los ciudadanos canadienses obtener una visa de desembarque por 15 días al llegar a Sanya. Dos semanas no son suficientes para que Anastasia participe de la competencia, pero una vez allí podría pedir una extensión.

Antes de partir Anastasia nos dio una entrevista explicando el plan, con la condición de que fuera publicada cuando ella nos indicara.

El tiempo se está acabando, dijo. Pero Miss Mundo le permitiría participar del evento si consigue llegar unos días antes de la ceremonia de apertura.

“No me descalificaron. Me dijeron que mi lugar está vacante. Si consigo la visa todavía puedo participar, por eso es que viajo”, contó.

Pero todo cambió mientras Anastasia estaba en el avión, sin poder comunicarse y sin saber que la embajada china en Ottawa había dicho a un reportero del Globe and Mail que ella era una persona non grata, no bienvenida en China.

Anastasia actuó en varias películas que describen las violaciones de derechos humanos en China, y ha hablado públicamente contra la persecución que comete el Partido Comunista contra Falun Gong y otros grupos en China. En un film próximo a estrenarse, “The Bleeding Edge” (El filo ensangrentado), interpreta a una practicante de Falun Gong que es perseguida en China.

Una amiga de Toronto que la ayudó a planear el viaje pero prefiere permanecer anónima dijo a La Gran Época que al enterarse de la noticia, todavía había cierta incertidumbre.

“A Anastasia nunca se le negó formalmente la visa, y todavía es una participante del concurso”.

“Anastasia pensó que como no se le había dado una respuesta definitiva sobre la visa, debería hacer todo lo posible por llegar allí en vez de sólo esperar”, contó su amiga.

La intención era seguir con el plan: llegar a Hong Kong y tratar de llegar a Sanya para solicitar una visa de desembarque. Tenían la esperanza de que pudiera escabullirse y competir.

Pero las aerolíneas a veces no están familiarizadas con las visas de desembarque y son reacias a dejar viajar a personas sin los documentos necesarios por temor a que los funcionarios de la aduana china los rechacen. Cuando eso ocurre, la aerolínea tiene que afrontar los gastos del viaje de regreso de esa persona.

Explicando la situación, pudo hacer la primera escala del viaje con Cathay Pacific de Toronto a Hong Kong.

Pero en Hong Kong, un funcionario chino, el Sr. Chen, apartó a Anastasia para interrogarla antes de que pudiera abordar su vuelo a Sanya. Después de verificar su fecha y lugar de nacimiento y su nombre chino, y luego de consultar con sus superiores, regresó para informarle a Anastasia que no podía ingresar a China.

Anastasia dará una conferencia de prensa en Hong Kong a las 10 de la mañana del 27 de noviembre, hora local, en el Hotel del Aeropuerto Regal.

Anastasia contó que el Sr. Chen no le dio “ninguna razón” para negarle la entrada. Pero un vocero de la embajada en Ottawa dijo a Craig Offman, el reportero del Globe and Mail, que “China no permite que ninguna persona non grata entre a China”.

El momento en que se hicieron las declaraciones llama la atención, ya que ocurrieron después de varias semanas de solicitudes y solo unas pocas horas después de que Anastasia se subiera al avión para Hong Kong, desde donde luego viajaría a la ciudad de Sanya en Hainan, la isla tropical donde se celebrará la final de Miss Mundo el 19 de diciembre.

Anastasia había preparado dos comunicados de prensa antes de partir. Uno en caso de que pudiera llegar a Sanya, y el otro en caso de que se lo impidieran, o incluso si era detenida en el aeropuerto de Hong Kong y forzada a regresar a Canadá.

“Cuando el lunes por la noche tuvimos esta idea, ella dijo ‘¡Sí, eso es!’ Lo sintió en sus huesos, quería ir, pero hasta entonces no sabía cómo”, dijo la amiga en Toronto que la ayudó a planear el viaje. “Apenas durmió, pero creo que ella está satisfecha de haber intentado todo lo posible”.